2014022. No me pises que llevo chanclas. El microcaso de @Recreus3d vs @DecathlonES

Me llamo María, 29 tacos ya. Vivo sola, en Terrassa, y trabajo como maestra en una escuela de primaria. El verano pasado en Menorca destrocé mis chanclas de toda la vida y necesito unas nuevas, del 37. Quiero algo simple y funcional, baratito, para la playa, para bajar a pasear a mi perro a primera hora de la mañana y a comprar el pan; para la escuela, o para las duchas de la piscina pública, que no me fío un pelo de los demás.

Esta vez me gustaría comprar algo original, transformable, que pudiese tunear cada día en función de la ropa, cambiar de color o de forma. Ya sé que es mucho pedir, pero customizar es una de las tendencias que vienen, según dicen. Lo que encuentro en las tiendas de chinos de mi barrio está bien, pero la verdad, a mi edad aspiro a algo más. No llego a considerarme una hipster, pero cierto grado de diseño incorporado sí que lo valoro. A ver qué encuentro! Continua llegint

2014021. Emprendimiento social: el microcaso de @EnablingTheFuture

jonarmMónica es una niña preciosa. Nació hace dos años, risueña, alegre, un terremoto. Todo normal si no fuese porque la mano derecha de Mónica acaba en un muñón. En otros tiempos lo hubiesen escondido. Hoy no hay nada de lo que avergonzarse, pero sí supone una barrera en esta sociedad inclusiva de boquilla. De bebé sus padres no consideraron oportuno ponerle una prótesis pero ahora que ya tiene movilidad y coordinación se preguntan qué deben hacer.

Acuden a su médico de cabecera en la Seguridad Social y les dice que hay dos opciones. La estética, con un coste marginal, pero sin funcionalidad. Una especie de guante de silicona. La “buena”, una prótesis con algo de electrónica que se activa mediante movimientos del muñón, y que cuesta entre 9.000 y 45.000€. El médico les comenta que la Seguridad Social paga -en el mejor de los casos y dependiendo de la Comunidad Autónoma- el 90% del coste de la prótesis pero que la familia lo tiene que costear primero, y que se debe cambiar cada  año. ¿Qué pasa en lugares donde la administración no costea estas prótesis? 

Lejos de nuestra querida, vieja y renqueante Europa la seguridad social no es moneda de uso común, y este 10% se convierte en un 100%, una barrera infranqueable para muchas familias. Sin embargo, la combinación de la tecnología de fabricación digital, las redes sociales y la compasión humana ha hecho que aparezcan iniciativas en todo el mundo para superar este problema. En este post explico el caso de una de ellas, Enabling The future, que actúa como conectora y dinamizadora de la comunidad.  Continua llegint

2014019. Del champú anticaspa h&s al smart kéfir shampoo

2014-07-13 08.45.15La marca H&S (Head & Shoulders) de champús y acondicionadores mantiene desde hace años un modelo tradicional de producto y mercado. Una web clásica, con poco atractivo y visitas, lineales en los supermercados, precio ni muy caro ni muy barato, diversidad de opciones para pelo rizado, liso, graso, fino, caspa… Y compite con su hermano Pantene, marca de la misma empresa (Procter & Gamble, P&G) y con una web igual de caduca.

Me gusta imaginarme cómo abordarán estas marcas el cambio de hábitos de producción y consumo en la senda hacia una economía circular. ¿Cómo serán H&S o Pantene dentro de 20 años? ¿Seguirán vendiendo en supermercados con una apuesta para clase media que sólo bascula entre un producto u otro en función de lo que encuentra en el super?   Continua llegint

2014016. Artesano de oficio: el microcaso CuniCode

All CupsBernat Cuní no sabe qué hará dentro de 5 años, pero es una persona afortunada: tiene un oficio.

En este post resumo el caso que estoy preparando para el 3D Printing Entrepreneurship MOOC ilustrando cómo un emprenededor en solitario puede hacer realidad su sueño: vivir de su oficio y para su oficio. Y es que Bernat es un artesano digital, y bien podría ser el molde que dio vida Richard Senett en su obra “The craftsman”:

“Craftsmanship names the basic human impulse to do a job well for its own sake, and good craftsmanship involves developing skills and focusing on the work rather than ourselves. ”

Continua llegint

2014015. Aprendizajes sobre el curso MOBA en Fabricación Digital para tod@s

2014-07-02 18.26.31Este curso 2013-2014 lo he dedicado a entender y aprender el mundo de la fabricación digital. Y para aprender, nada mejor que comprometerse con alguien a dar clases porque te obliga a documentarte y entender bien lo que tienes entre manos. Durante el año 2014 por encargo del Ajuntament de Barcelona puse en marcha el curso MOBA (Mòduls Bàsics d’Aprenentatge en Fabricació Digital) y aquí os explico la experiencia, tanto las cosas que han funcionado como las que no.

Agradezco a Jordi Reynés y a Núria Martínez su colaboración, su confianza y apoyo al encargarme y acompañarme en este trabajo. Confieso que en algunos momentos he llegado a dudar de mis capacidades didácticas.

Diseño del curso

La idea del MOBA (MBA era demasiado pretencioso y poco eufónico) surgió en septiembre de 2013. El encargo procedía del Ajuntament de Barcelona y el curso debía ser de nivel básico, durar entre 15 y 25 horas, modular, replicable, de bajo coste y enfocado a que las personas de a pie conociesen qué se puede hacer en un centro y con las herramientas propias de la fabricación digital (software CAD, impresoras 3D, cortadoras láser, kinect, arduinos…). Casi nada. Pensad que el curso “oficial” para aprender esto de la impresión 3D lo imparte la FabAcademy y dura un curso entero con dedicación a media jornada, (y vale eso sí 5000€ comparado con los 120 € del MOBA).

Las preguntas que nos planteamos inicialmente fueron las siguientes:

  • Selección y competencias digitales de las participantes
  • Equilibrio entre teoría y práctica.
  • Conocer todas las técnicas un poco o mucho sólo algunas técnicas.
  • Proyectos conjuntos largos o individuales de un día, o combinaciones.
  • Objetivo del curso más allá de la docencia

Los módulos que se diseñaron fueron siete, uno por semana, con clases de 3 horas, de 16.30 a 19.30h:

  1. Introducción a la fabricación digital, objetivos y estructura del curso y participantes.
  2. El diseño: herramientas CAD (Rhino y familia 123D) y plataformas (Thingiverse, instructables…)
  3. La fabricación 1: sustracción (fresadoras, cortadora láser…). Tecnología y aplicaciones.
  4. La fabricación 2: adición (impresoras 3d…). Tecnología y aplicaciones.
  5. La interacción 1: kinects, sensores, actuadores y electrónica
  6. La interacción 2: arduino, software y plataforma.
  7. Emprendimiento en fabricación digital. Debate, presentación de proyectos y clasura.

Ejecución del curso

La difusión del curso se hizo desde la página web del Ajuntament, conectada a un formulario google drive. Sin demasiado promoción se llegó a 40 personas para cubrir las 12 plazas ofertadas y se cerró el formulario. Finalmente se escogieron 12 personas teniendo en cuenta el género, el conocimiento previo en fabricación digital y el sector de trabajo actual o anterior.

El aprendizaje hands on lo conseguíamos mediante la ejecución de dos proyectos para los que era necesario utilizar la mayor parte de tecnologías del Ateneu. En esta edición nos dividimos en dos grupos de 6 y nos marcamos como reto fabricar una réplica del Miniskybot v2.0 (en la imagen, el diseñado y fabricado por Rubén Saguar) el primer grupo, y una réplica mejorada del juego de mesa Pitch Car.

DSC_1241_display_large

Sobre el papel las clases seguían una estructura similar cada día excepto el primero en que se presentaban los participantes y el curso. La primera media hora la dedicábamos a dar una visión general de la tecnología del día, aplicaciones, mercados… Los siguientes 60′ recibíamos la “clase de teoría” donde a veces yo a veces un técnico del Ateneu nos explicaban CAD, impresora 3D, cortadora láser, arduino… con algún ejemplo práctico y real. Los últimos 90 min los dedicábamos a aplicar lo que habíamos aprendido a uno de los dos proyectos transversales ya separados en dos grupos.

Reflexiones post curso

  • Un 70% de las personas escogidas para el curso piloto sabían demasiado de algunas tecn0logías, o al menos tenían competencias digitales aunque no fuese en fabricación, y no he conseguido averiguar si lo que yo explicaba se entendía o no, que era uno de los objetivos del curso.
  • Los proyectos transversales son interesantes para fabricar algo útil y completo, pero para el aprendizaje parece mejor que cada sesión acabe con una pieza fabricada con la tecnología del día, aunque sea poca cosa. En el caso del robot sólo fabricamos una rueda con la impresora 3D, y para los que no lo habían hecho nunca fue fantástico.
  • El nivel es demasiado alto para un curso básico dirigido al ciudadano de a pie con escasa cultura digital. El curso debe desdoblarse, uno muy básico -alfabetización- para saber qué se puede hacer, uno para aprender a hacer, y varios módulos de especialización por tecnologías. Mucho que ver con la gestión de expectativas.
  • Es aconsejable necesario contar con persona técnico experto para impartir las clases y los talleres transversales. Mi rol ha sido el de dinamizador y aunque alguna la podía hacer es necesario dominarlas. Afortunadamente contábamos con Manu y Javi (y Rubén) pero no es fácil encontrar personal técnico que domine diseño, fabricación e interacción (en las escuelas de diseño no se estudia electrónica y viceversa).
  • Debe existir un repositorio local para subir proyectos y optimizar recursos de aprendizaje. Shapeways, Thingiverse e Instructables están bien pero lejos de la persona analfabeta digital y sin idiomas.
  • Interacción, fabricación o las dos. El módulo de diseño CAD básico parece incuestionable, pero no está claro que fabricación e interacción quepan en 7 sesiones. La segunda requiere un mínimo conocimiento de electrónica que no se aprende en 1h.
  • No olvidemos las apps. El mundo físico es muy intereante y estimulante, pero no podemos prescindir de la programación de dispositivos móviles que ejercerán de control y receptor de datos en el IoT.
  • Creo que lo más adecuado serían 12 sesiones a repartir entre diseño, fabricación e interacción introduciendo también un módulo de programación básica de apps y otro para aprender a grabar y compartir recursos en el repositorio. También de esta manera las 12 sesiones coincidirían de manera natural con los trimestres laborales.
  • Esta primera edición del MOBA se ha construido entre todas las personas que participamos del curso, cada una aportando algo diferente: actitud, aptitud, conocimientos, pasteles, ideas, robots home made, o buen humor. Las que vengan no deberían ser diferentes.

Conclusiones

Más allá del curso, lo importante es crear comunidades de personas interesadas en la fabricación digital y recursos para que se puedan encontrar, colaborar y compartir. No tiene demasiado sentido que una vez finalizado se queden con las ganas de ir más allá y no puedan hacerlo porque el equipamiento nace saturado. Los casos de Vailets Hacklab o del Meetup 3D Printing Barcelona son paradigmáticos.

En el debate del último día Jordi Reynés nos ilustró con su conocimiento de la operativa pública. No es lo mismo un servicio que un equipamiento. El servicio lo puedes programar, encender y apagar, y reproducir tantas veces como haga falta. Un equipamiento es algo estático, sólo un continente, la caja, es mucho más caro y a veces responde sólo a decisiones políticas efímeras.

El MOBA debe ser un servicio replicable que se puede extender a otros barrios y ciudades con la colaboración de las personas que van pasando por el mismo para que actúen como dinamizadores tal y como yo he hecho. Debe ser inclusivo hacia abajo (cómo vamos a explicar Rhino a una persona que no es capaz de entender lo que es una superficie o una curva), aplicado y práctico (cuando acaba deberías saber si puedes y cómo puedes fabricarte el asa quemada de tu olla Magefesa, aunque no publiquen el .stl todavía). 

 Agradecimientos

Agradezco a los participantes (Javi, Mariona, Patrick, Elisabeth, Natxo, Ma José, Jordi, Bea, Marc, Patrícia, Eduard, Núria y David) su paciencia para con este dinamizador improvisado, a Javi y Manu su entusiasmo explicando Rhino, y en especial a Toni de la cooperativa de iniciativa social Tarpuna por su colaboración y su espíritu perfeccionista (que complementa mi modo 80/20) tutorizando el grupo transversal de Pitch Free. Y cómo no, a los evangelizdores @TomásDíez y Luciano Betoldi, del FabLab “original”, que me ayudaron cuando sabía algo menos de lo que ahora sé.

2014013. MakerBot se cierra, Tesla se abre. Estrategias de “Engagement” emocional

occupy_thingiverseLeyendo el blog de Enrique Dans siempre se aprende algo. Es una persona que se moja y crea opinión y debate, lo que es de agradecer en estos tiempos de retuiteo y falta de reflexión. Hace unos días Enrique comentaba la posibilidad de que el fabricante de vehículos eléctricos Tesla Motors “abriera” su cartera de patentes. A fecha de hoy, 13 de junio de 2014,  la empresa acaba de sentar un precedente diría que histórico sobre el uso de la propiedad intelectual, y un espaldarazo a la cada día más numerosa comunidad open source.

Continua llegint

2014012. De Emily Dickinson al tecnomutualismo del proyecto RepRap

Emily Dickinson

Desde siempre me ha interesado el mundo de los sistemas que tienen capacidad de replicarse o de reproducirse. Lo que en la naturaleza es ley de vida, en el mundo artificial todavía no se ha conseguido sin intervención externa, sólo en la ciencia ficción o como aproximaciones mediante estructuras auto configurables, las espectaculares simulaciones de vida artificial de Jeff Clune, objetos para imprimir en 3D , el desarrollo de nuevos materiales o el caso de N-e-r-v-o-u-s. Todos ellos quedan lejos de la reproducción o la réplica. Continua llegint