2014046. Apunte histórico sobre las lógicas organizativas de lavado de ropa.

Honoré DaumierSigo con mi idea de negocio de leasing de lavadoras, una réplica del modelo MudJeans que introduje en esta entrada de hace unos días. De hecho, este es uno de los ejercicios que he sugerido este semestre a los estudiantes del máster de Telecos de la UPC @BarcelonaTech. Antes de adentrarme con ellos en las lógicas de negocio, nos detenemos a reflexionar sobre la evolución histórica de la satisfacción de mi necesidad de lavarme la ropa.

1. Hasta el S. XIX (y mucho más tarde en algunos lugares) la gente lavaba en los ríos o balsas dispuestas a tal efecto que aprovechaban también el agua para regar. Si tenías recursos, contratabas a alguien para que te lavase la ropa, si no, lo hacías tú misma o tu mujer si eras hombre (nunca he visto la imagen de un lavandero de río). Esta descripción de Toño Morala de las lavanderas de los pueblos de León encontrada en la web del museo etnográfico de esta ciudad nos muestra lo duro de la profesión de lavandera. Yo cubro mi necesidad directamente (lavo yo) o pagando a una persona, pero utilizo el recurso sólo cuando necesito el lavado. Continua llegint