2011007. Tres projectes anticrisi en format 2.0

Dimarts passat em vaig assabentar que una de les empreses que ha reformat la meva casa està a punt de tancar perquè un client li deu 120.000 € i no li paga. Fins ara la seva relació havia estat de confiança; pagava tard, però pagava. Però ara, sense crèdit per part dels bancs i amb el seu principal client amb problemes, aquesta empresa es veu abocada al tancament. La segona notícia ha estat les excel.lents entrevistes del retorn del programa Singulars de TV3 a Arcadi Oliveres i Santiago Niño Becerra sobre la crisi sistèmica que ens ha tocat viure. El resultat esperat és la depressió i la por. Però no. Jo crec que és una oportunitat per als que defensem un altre tipus d’economia, més humana i justa, on l’especulació i la cobdícia quedin al marge. I és el moment de aprofitar-la. Us explico algunes de les iniciatives què estic fent en aquests moments a títol professional i particular:

1er projecte. Participo com a professor d’empresa-innovació en el postgrau en direcció i gestió de microempreses de la UOC. Més enllà del problema del crèdit, les micropimes pateixen de manca de formació de la seva gerència. Una persona -posem un sastre- amb coneixements o capacitats específiques en un àmbit determinat crea la SEVA empresa. Amb els anys va contractant persones, deixa de fer el que li agrada i exerceix la direcció de l’empresa. Però mai s’ha format per exercir aquest rol, i té plena confiança en el seu gestoria. Què passa? Que la gestoria gestiona, però no assessora sobre l’estratègia de l’empresa, no busca nous mercats, no ajuda a innovar. I l’empresa no sap créixer i mor encotillada en el seu propi èxit. Si alguna cosa tinc clara és que m’agrada ajudar a les persones, i aquesta aposta per la innovació en xarxa  i per la democratització dels MBA a preus assequibles i per a micropimes crec que és un encert a nivell personal i professional.

2on projecte. També tinc l’oportunitat d’explicar i aprendre empresa-innovació-emprenedoria (sóc un físic reciclat, mai em sento prou segur donant classes, per això prefereixo la temàtica de la innovació) a la UPC. Aquí estem iniciant un projecte molt interessant que relaciona aprenentatge, cooperació, democratització de l’energia (Wikinomics) i sostenibilitat. Estem creant una cooperativa -amb aportació de capital -amb l’alumnat d’enginyeria d’una de les escoles (EUETIB) per desenvolupar tecnologia d’abastament energètic de baix cost. Grups d’estudiants i professorat defineixen els seus projectes d’empresa (fabricació, distribució, infraestructura, consultoria …) en una generació concurrent i col.laborativa. Un dels mercats és clarament el dels països en desenvolupament, però jo sospito que d’aquí a pocs anys el mercat natural serà el nostre, quan per necessitat comencem a generar-la nostra pròpia energia. El model és similar al de Somenergia -insisteixo, és una bona OPORTUNITAT per generar de manera cooperativa vostra energia-però amb estudiants i amb desenvolupament de producte. Ja us explicaré com avança.

3r projecte. A títol personal, aquest estiu ens hem mudat a una petita casa amb terreny (la casa i l’hortet d’en Macià) a prop de Sant Cugat on vivia fins ara. Volíem aprendre a conrear l’hortet ecològic, recollir aigua de pluja, tenir plaques solars, deixar de banda el cotxe, poder moure’ns en tren cada dia, i volíem incloure als avis en la unitat familiar. Una inversió -ara que diuen que no ens hem d’endeutar- que esperem valgui la pena. De moment tot avança tret del tema del tren. Portar els nens a l’escola en tren són 3500€ l’any. En cotxe, 1800€ (és fals, és clar, el cotxe no el comptem, però a efectes de tresoreria és el càlcul real). Ah, i a banda de SomEnergia també ens hem fet socis de la cooperativa de consum ecològic El Cabàs de Sant Cugat on 80 famílies en associem per consumir amb qualitat i preu menjar ecològic local lluny de les grans distribuïdores. El model de negoci d’el nostre Cabàs (hi ha un altre amb web el cabàs) el vaig explicar aquí.

Així que aquest esperem que sigui un bon curs. És clar, col·laboro amb altres feines alimentícies a banda d’aquestes que no aporten gaire a la mena de societat que estem buscant, però poc a poc i bona lletra.

2011006. De la FLOR d’Interface als cards de Riu d’Arsèguel. Innovant en el món de les moquetes

(Versió en castellà amb informació actualizada del 2014)

Recordo quan era petit al meu pare instal·lant una moqueta verda a casa. La fortor de la cola, la gruixuda capa de làtex, el pes de la moqueta, i els talls del cutter que mai acabaven de quedar perfectes, especialment al voltant dels radiadors.

Algú pot imaginar un producte més insostenible que una moqueta? Per fabricar-lo cal elevar la temperatura del làtex per vulcanitzar-lo i que així s’enganxi la llana o el producte que sigui. I per les neteges, quins productes es fan servir? I un cop s’espatlla o ens cansem tot aquest material cal eliminar-lo. Per no parlar de la cola que es fa servir, i que ningú gosaria qualificar-la d’amiga del medi o de les persones. I a més, les moquetes són un malson per les persones amb al·lèrgia als àcars.

Una actitud radical podria ser fer front en aquesta indústria prohibint les moquetes per insostenibles i insalubres. Però justament són aquestes indústries les que, coneixedores de que els canvis en l’entorn social els poden jugar una mala passada, miren d’evolucionar per minimitzar el seu impacte. I aquí apareixen diferents idees, algunes que han reeixit més que d’altres. Us en proposo quatre:

La primera és la més clàssica i ve de la ma de l’empresa Interface i el seu líder Ray Anderson, a qui podeu sentir en aquesta sessió del TED (m’apunto al meu google books com a llibre pendent de lectura Business Lessons from a Radical Industrialist). Interface va introduir el concepte de les moquetes de mosaic o en “losetas” fa uns 25 anys (aquí la patent original de l’empresa Heuga del 1979 comprada després per Interface, una de les 50 empreses i tecnologies incorporades). Fins llavors les moquetes eren -a imitació de les catifes- com més grans, millor. Es compraven per metres lineals i s’ajustaven als espais sempre evitant que quedés un tall perquè no era estètic. Però a algú se va acudir la manera d’unir-les sense que es notés, i a més sense cola. El següent pas va ser evident. Fer mosaics de peces de moqueta. Els avantatges eren immediats: si s’espatllava una peça només calia canviar aquesta, i no es notava. A més es podien combinar colors i textures. I finalment es podien rentar de manera fàcil, eliminant els àcars i altres habitants, i en tot cas si s’espatlla no cal canviar-la tota. El resultat és FLOR, una combinació entre catifa i moqueta amb el millor dels dos mons.

La segona innovació per minimitzar l’impacte ambiental la podem trobar en plantejar una aliança estratègica amb una empresa especialitzada en recollida de residus per que s’endugui i tracti de manera diferenciada la moqueta. És el cas del Recover Program de l’empresa LEES i el seu partenariat amb Mohawk Greenworks. Una idea poc original si voleu però efectiva ja que cadascú s’especialitza en una part del cicle de vida. Això sí, els dos consumeixen molta energia.

Una tercera possibilitat, més interessant, és canviar la cultura de la propietat de la moqueta. Una de les raons per les què no reciclem la moqueta és perquè cedim la propietat a la societat. Un cop ens desfem d’ella, ja no és nostra, i per tant no cal que en tinguem cura del seu reciclatge. És el drama dels comuns, o el per què les escales de veïns estan brutes si es deixa a la voluntat de cada veí que netegi el seu replà.  En Juan Freire ens podria fer una bona lliçó sobre el particular. Per fer front a aquest problema, l’empresa Interface estableix per a empreses però també com a programa pilot per a particulars el lloguer de catifes. Tu ja no ets el propietari, sinó que ells la lloguen per una quota anual i la mantenen neta. Passat un cert temps, la canvien i la reciclen, reaprofitant el material per a fer-ne de noves, seguint el model de molts cotxes d’empresa. Llogaríeu vosaltres la vostra moqueta en comptes de comprar-la? I la vostra rentadora o nevera? 

Finalment, la quarta possibilitat per reduir la quantitat de material derivat del petroli  és l’aposta de l’empresa Best Wool Carpets que, en col·laboració amb la UPC ha desenvolupat un nou procés biotecnològic que elimina directament el làtex mitjançant la utilització d’enzims a partir d’un elaborat projecte de R+D en cooperació internacional. En el cas de Best Wool Carpets la llana procedeix de Nova Zelanda i Anglaterra, on les ovelles fabriquen la millor llana del món, diuen.

Confesso que m’hagués agradat molt més que un proveïdor de moquetes local -que no he trobat- hagués tingut aquesta pensada, i que en comptes d’anar a buscar llana a Nova Zelanda hagués fet servir la llana Xisqueta, i que es fes servir per la filatura la fàbrica de llanes d’Arsèguel on demostren com es feien servir cards de riu per cardar la llana i la força de l’aigua en comptes d’energia elèctrica generada qui sap on i com. 

2011005. De Marcelino Camacho a les llanes del Pirineu: Xisqueta.

Des dels seus inicis aquest projecte projecte de llana xisqueta em té el cor robat. És un dels projectes en què m’agradaria treballar en una altra vida. Com fer compatible la innovació, el desenvolupament del món rural pel món rural i les teories de xarxes al mateix temps. I aquest és només un dels projectes que tenen en marxa l’associació Rurbans i l’empresa Montanyanes a través del projecte Grípia.

L’entorn rural de Catalunya -i en general d’Europa- es queda sense pastors. Una feina desconeguda, mal pagada, dura i considerada de l’època preindustrial. Per què els necessitem, els pastors, si no hi ha ramats ni prats? Com podem recuperar la figura del pastor i la pastora? Primer, la marca. Crear marca i certificar un procés. Llana Xisqueta, llana de l’Alt Pirineu.

La primera idea que ens ve al cap perquè hi hagi més pastors és la formació i la generació de vocacions (com les vocacions científiques, sí). Si no hi ha una escola de pastors , no hi haurà pastors. De calaix. Per tant creem una escola de pastors. Quanta gent no ha pensat “vull deixar l’asfalt i ser pastor, viure a muntanya, passar fred i calor, respirar aire, sentir la natura i sentir-me viu” algun cop a la vida? I un gran èxit, tot i que el que costa és que els joves que segueixen els cursos després esdevinguin pastors i pastores.

Molt bé, ja tenim l’escola. Però és clar, si hi ha pastors, bé hauran de tenir feina oi? Per tant cal que hi hagi ramats. Però perquè volem ramats si la llana l’importem més barata? Cal crear demanda de llana i que es pagui un preu just per aquesta. Pensem en quines aplicacions podríem donar-li a la llana…. La més òbvia, fer roba. Però no qualsevol roba, sinó roba amb valor afegit com la de Marcelinus -en honor al jersei de Marcelino Camacho- o Teixidors (que havia comentat aquí), empreses amb vocació social, local i emocional.

Una segona aplicació és l’arquitectura sostenible, bàsicament en els aïllaments de les parets. I qui ho podria fer?  Doncs una empresa anomenada Recuperació de Materials Tèxtils, una empresa familiar que des del 1979 aposta per comercialitzar llana d’ovella i altres elements “naturals”.

Què més es pot fer? Per exemple, re-ensenyar a treballar la llana d’ovella pels teixits i per artesania com el que fan a iFIL o a “All you Knit is love“. Per exemple, aconseguir que hi hagi més prats, amb la Xarxa de Custòdia pel Territori. Per exemple, re-ensenyar a fer aïllaments a les escoles d’arquitectura amb llana. L‘ETSAV de la UPC i la seva aposta per la sostenibilitat seria una bona candidata. Us imagineu el prototipus de la reconeguda casa Low3 amb llana Xisqueta?

Aquest post inicia una sèrie dedicada a les xarxes per a la innovació local i sostenible. D’aquí 20 anys aquestes quatre paraules no tindran sentit, però avui per avui penso que el futur, o el meu futur si més no, passa per totes elles. Estem muntant amb altre gent una volta a Catalunya molt molt interessant… podem detectar aquestes xarxes amagades, crear sinergies, estudiar els models sota els que funcionen, el valor que generen, i com fer-les compatibles amb una economia moderna? És fantàstics fer museus de la vida rural i programes sobre “Els últims artesans“, però també podem aprofitar coneixements antics combinant-los amb empresa xarxa i relocalització per aconseguir economies eficients, robustes i sostenibles.

2010025. Aldrin, Intel y la reforma de la FP en España

Me llega a través del blog de Xavier Marcet este denso artículo de Andy Grove, ex de Intel que explica cómo no es suficiente con fomentar el emprendimiento, sino que es necesario que la fase de escalado que sigue a la de creación de empresa también se desarrolle en el país origen de la empresa. Grove hace una interesante reflexión entre el dinero invertido en las start-up en 10 años y la ocupación generada. En el caso de Intel fueron 3600$ de hoy por persona ocupada, mientras que crear un puesto de trabajo de emprendedor tecnológico en USA hoy en día “cuesta” una inversión de 100.000€ ya que gran parte de la masa laboral se crea en Asia.

Hace tiempo que algunos venimos reclamando más atención a la economía local por varios motivos. El más inmediato es el energético y/o medioambiental -depende de lo que priorice quien lee- y el impacto del final del petróleo barato. El segundo motivo, la creación de riqueza en el propio territorio y su cohesión social. Por mucho que digan que aquí se queda la I+D y que el trabajo poco cualificado se lleva fuera, la teoría no me convence. Si bien es cierto que los beneficios y por tanto los impuestos se recaudan aquí en su mayor parte, de poco sirven si los tenemos que emplear en pagar el paro de los que no encuentran trabajo “menos cualificado” como podría ser el de apretar tuercas y tornillos o fabricar placas solares.

Precisamente en este aspecto me gustaría entrar a raíz de las discusiones y problemas que está generando la propuesta de la UE en el marco del EEES de “promocionar” la FP -su grado superior- incluyéndola en los estudios de educación superior en paralelo a los universitarios, estableciendo pasarelas entre ambos estudios y eliminando barreras al acceso. Qué sentido tiene conseguir que la FP sea más atractiva para los jóvenes si la producción -el escalado de las pequeñas empresas que con nuestros impuestos apoyamos y presionamos para que crezcan- se traslada a China?

La pregunta del millón es “¿realmente tenemos que vender a China, a América, o a Francia?” Los puristas de la economía diréis “es obvio que sí, que el mercado se tiene que ampliar. Aceptamos esto de la producción local “aquí” por un tema de proteccionismo sostenible y porque somos nosotros los más mejores, pero no allá”. Pero para ser coherentes deberíamos también crear empreas locales “allá” donde creamos el mercado. Por qué entonces no dejar que sea el capital local de “allá” el que desarrolle las empresas? Por qué no olvidar este neocolonialismo y conformarnos con nuestro mercado local?

Y aquí empalmo con Julen y su último post. Está claro que con esta mentalidad de cabeza de ratón nadie va a invertir en nosotros si el objeto final es hacer cuanto más dinero mejor. Pero si el objeto es un crecimiento sostenible, por qué no? Claro que también podemos limitarnos a esperar; el mundo es finito, aunque para algunos como Aldrin la ambición parece no tener fin.

2010006. Del papel de las microempresas en la sociedad red

Nunca dejará de sorprenderme. De las 635.455 empresas activas en Catalunya en 2008 un total de 591.195 (93,2%) eran microempresas y tenían menos de 10 empleados (incluyendo los autónomos), 34.835 entre 10 y 50 empleados, 6.201 entre 51 y 200, y 2.494 con más de 200 empleados. Es cierto; una simple multiplicación nos indica que las “empresas de gran dimensión” acogen como mínimo a 500.000 personas, y por tanto hace falta cuidarlas, pero por qué a unas tanto y a otras tan poco? Seguro que no estamos apostando por políticas del siglo pasado cuando los términos de empresa y sociedad red ni siquiera se habían acuñado?

Está de moda hablar de las ideas de Ronald H. Coase sobre las razones por las que en determinadas circunstancias derivadas del coste de las transacciones (explicadas por Atonio Toca) aparece la empresa como organización óptima para operar en el mercado con menores costes que el intercambio directo entre los agentes. Y está de moda sobre todo por que en teoría los costes de transacción -sin tener en cuenta los ambientales- se han reducido mucho con la adopción de las plataformas digitales de comunicación, con lo que parecería que las redes de microempresas tendrían que tener más importancia en los planes económicos del gobierno de turno.

La economía del conocimiento es la economía de la empresa red, y las microempresas podría ser el entorno ideal para hacer florecer este nuevo modelo económico. Tal y como propone Maite Darceles en su Guía para la Transformación, deberíamos aligerar el peso de las estructuras y dar el protagonismo a las personas aumentando su capacidad de decisión.

Pero no. Mi percepción es que estas 500.000 microempresas de Catalunya no son tenidas en cuenta más que como un número más en la estadística de creación de empresa. Me duele que estas 500.000 microempresas, que en el fondo son personas, sean consideradas como el sector de las peluquerías con un cierto deje despectivo. Cierto es que estas empresas no son hasta ahora internacionales, no crean muchos puestos de trabajo ni se convertirán en grandes empresas tractoras del país. Si bien en estas empresas se inyectan fondos públicos para crearlas (a base de viveros, asesoramiento sobre el plan de empresa, etc…), se hace poco o nada para evitar que el 40% de ellas muera prematuramente antes de los dos años. Están en tierra de nadie. Desde la administración relacionada con Treball-Trabajo se impulsa su nacimiento para luego abandonarlas, desde Industria+Innovación ni las ven por ser todavía demasiado pequeñas (si no son tecnológicas), y en Asuntos Sociales y similares se ocupan de ellas tras su óbito prematuro. Y siguen sin dar crédito las entidades bancarias, en sentido literal y figurado.

Y sin embargo estas microempresas (no todas, es cierto) tienen una cualidad que las hace diferentes de las 500.000 personas asalariadas (no todas, también es cierto) en “empresas de gran dimensión”. Estas personas poseen un espíritu emprendedor que las lleva a intentar una y otra vez establecerse por su cuenta, ser sus propios jefes, ganarse cada día la vida, enfrentarse a retos administrativos, financieros, de organización, de mercado, y con una mínima experiencia seguir adelante. Y muchas de ellas lo hacen de manera vocacional, para trabajar en aquello que les apasiona, o para defender el patrimonio que sus antecesores consiguieron reunir con mucho esfuerzo.

Yo me pregunto, quién está ayudando a estas empresas? Por qué no consideramos la ayuda al empresario o empresaria autónomos como una función social? Al fin y al cabo, el coste del cierre de una microempresa va mucho más allá del paro (cuando lo tengan). El entorno está cambiando radicalmente y las microempresas tienen problemas para adaptarse. No disponen de estrategia de adaptación al medio digital, ni de tiempo ni en general formación en gestión empresarial para llevarla a cabo.

Cómo hacer que trabajen en red y sobre la red para conseguir dimensión sin necesariamente compartir NIF? Cómo conseguir que dediquen un tiempo a la formación? Cómo incrementar su autoestima? Como convencerlas para que definan una estrategia conjunta dando visibilidad a sus complementariedades y diluyendo sus miedos a cooperar y compartir?

Hasta aquí he hablado de inmigrantes digitales, seguramente los pocos que leéis este post. Si a nosotros nos cuesta entrar en esta nueva economía de la empresa-red, para los jóvenes nativos digitales que mantendrán nuestras pensiones a partir de los 67 años (con un poco de suerte) será del todo natural. Estaremos preparados para hacer frente a sus necesidades y ayudarlos a proyectar sus inquietudes y convertirlas en futuros, o seguimos todavía en la edad de piedra construyendo viveros y maceteros empresariales?

La imagen es de Rubens, bajado de http://www.logoi.com/pastimages/david_and_goliath.html

2010001. El día del orgullo de la economía local

Se fueron los Reyes Magos y dejaron tras de sí nervios, sonrisas, emociones y algún que otro desengaño. No, no en los niños, que sería criminal. En los padres que, cargados de ilusión -o de culpa por no haber dedicado suficiente tiempo a los niños- les colman de regalos que los niños han escogido de un catálogo dejado en el buzón por un fabricante de juguetes. No hablaré hoy de las técnicas de márketing que llevan padres e hijos a consumir de manera desproporcionada, irracional y desprovista de toda emoción, hoy va de la calidad de la fabricación.

La desilusión paternofilial aparece tras comprobar que el pingüino alado que tanto prometía no funciona a la primera de cambio, que los walkie-talkies emiten un sonido ininteligible y que el rutilante disfraz de princesa se agujerea el segundo día. Asombrados y perplejos, el padre y la madre miran la procedencia del juguete y confirma -sin sorpresa, todo hay que decirlo- que está fabricado en China.Ya te lo decía yo, que tanto juguete con pilas y electrónica no podía ser bueno, que era mejor la madera y la imaginación… Sí cariño, pero te aseguro que he buscado en todas las jugueterías de la ciudad, y en TODAS los productos eran de la China, tanto los caros como los baratos. Todos, excepto los clicks de playmobil.

Hubo un tiempo en que las cosas se fabricaban aquí. No me refiero necesariamente a la misma ciudad, ni región, ni tan siquiera país. Simplemente se fabricaban en un lugar conocido, y sabías si tal o cual marca era de fiar por el boca a boca de los que trabajaban en la fábrica y por un histórico de marcas buenas y malas, cada una con su coste correspondiente. La ropa era para toda la vida, las sartenes duraban lo necesario, las tostadoras no se cansaban al primer año, los juguetes pasaban de generación en generación y lo que se estropeaba se podía reparar en uno de los abundantes y próximos servicios técnicos.

Por qué hemos caído todos en la trampa de la fabricación lejana? Dónde puede encontrar yo ropa confeccionada en Europa? Y juguetes, más allá de playmobil? Y comida? Por qué tengo que comer naranjas de Chile con lo estupendas que son las locales? Por qué el precio ya no es un buen indicador de la calidad de un producto? Algo falla en este modelo de economía que nos han vendido. Mientras el ladrillo engordaba las arcas de la administración y los bolsillos de muchas personas todo iba bien, pero la bendita crisis ha destapado el pastel! Realmente queremos recuperar la economía que teníamos hasta ahora?

Es cierto, aparecen algunos movimientos de “comercio local” que pretenden que la comida sea de productores y proveedores locales, como local harvest. Por qué no ampliamos este movimiento hacia otros sectores de fabricación y consumo o otras cadenas de valor? Quiero ropa fabricada por empresas locales, quiero talleres que sepan reparar una batidora y que no sea más barato comprar una nueva que arreglarla. Quiero recorrer tiendas diferentes en cada pueblo que visito, comercios implicados con la vida de la ciudad. Quiero que en los productos manufacturados se me indique quién lo ha hecho y cuándo -como sucede con los alimentos-, y quiero tener una garantía que se ocupe también del arreglo, no que me lo cambien de buenas a primeras o que me envíen a un servicio técnico a 50km de mi ciudad. Quiero generar empleo con la producción, con la reparación y con el reciclaje local.

Y no confundamos este proteccionismo sostenible con el proteccionismo económico al uso mediante aranceles. Es una cuestión de sentido común. El coste ambiental del transporte no se incluye hasta ahora en los disfraces de mis hijos, ni el del reciclaje del falso pingüino volador. Llegará el día en que no sea rentable producir tan lejos, pero para entonces nuestro sistema educativo ya no será capaz de formar electricistas, zurcidores, artesanos del juguete y zapateros.

A este post seguirán unos cuantos en que intentaré analizar -siempre desde un punto de vista amateur y a modo de reflexión personal que podéis compartir o no- las incongruencias  del sistema actual. Por de pronto propongo instaurar el día del Orgullo de la Economía Local.

2009046. Regiones enegéticamente autosuficientes y la MAT

He estado leyendo un poco estos días sobre el proyecto de línea de Muy Alta Tensión (MAT) que como una cicatriz recorrerá de lado a lado algunas de las regiones objetivamente más bellas de Cataluña.

Escribía hace poco sobre cómo el centralismo de Barcelona tiende a situar las infraestructuras energéticas y de transporte lo más alejadas posible de esta ya metrópolis.  Nucleares y petroquímicas en Tarragona, y ahora esta líneas de 400kV atravesando el Empordà y otras comarcas de Cataluña, que también están recibiendo el impacto del tren de alta velocidad AVE.

El rechazo a la MAT ha originado un importante movimiento civil de oposición a ambos lados de la frontera que sigue muy de cerca el avance y alcance del proyecto. Los activos de la región son el paisaje y la calidad de vida, y el negocio proviene del turismo y algo de industria. El Empordà no será nunca un referente en I+D que pueda atraer talento internacional, y por lo tanto es lógico que defienda su economía ante el bisturí centralista. Este colectivo expone sus argumentos de manera clara y simple, el más potente de los cuales es que realmente el Empordà NO NECESITA 400kV, sino que simplemente es una autopista de transporte de energía que se suma a las del transporte por carretera y por tren que ya destrozan el territorio sin aportar contrapartidas claras como sería una mejora en la red de cercanías ferroviaria. Ya se intentó por otras puertas de los Pirineos pero la oposición fue más fuerte y no se pudo llevar a cabo.

Mucho me temo que con mayor o menor impacto y en más o menos tiempo la obra se finalizará si las protestas se limitan a los activos de paisaje. Sin embargo, se podría intentar canalizarla hacia la generación autosuficiente. Si se demostrase que el Empordà es capaz de generar la energía que consume quedaría claro que la MAT es simplemente un corredor para la compra venta de energía desde y hacia Francia enlazando con África, y como todo corredor deberá pagar un peaje tal vez en forma de línea soterrada.

Por qué no es Barclona la responsable de su energía? Por qué tienen que cargar algunas comarcas limítrofes con su basura y generar su energía? Qué parte de lo que genera Barcelona comp PIB retorna al resto de regiones de Cataluña? No es políticamente correcto, pero al igual que Cataluña se queja respecto de Madrid, podrían las comarcas más alejadas quejarse de Barcelona: que cada palo aguante su vela!

En el Empordà lo tendríán fácil para ser autosuficientes. Consumen poco a lo largo del año, y sólo se dispara en verano con el turismo. Podrían aportar su excedente de energía a la red durante el año canalizandolo hacia Barcelona, y en verano que es cuando el consumo se traslada a la costa compensar con la compra del excedente de Barcelona. Y cómo genera energía el Empordà? Tiene muchos recursos a mano; el primero, el viento, pero no es el único ni mucho menos. Un segundo elemento lo constituye el biogás, con plantas como la recientemente inaugurada en Vilademuls que son ideales para un entorno rural. El tercer elemento podría ser el sol, exigiendo los municipios a los promotores la instalación de huertas térmicas y solares hasta llegar al equilibrio en la generación. Y también como no nuevas ideas como los tejados energéticos del MIT o los “palos flexibles” del nuevo Centro de I+D en eólica de Figueres, sin olvidar las medidas para frenar el consumo.

Es difícil empezar por el tejado la autosuficiencia energética. Cada ciudadano debería ser responsable de su energía (mediante cultura o incentivos y penalizaciones) y cada comarca de la suya, reemplazando entonces el concepto de solidaridad interregional por una adecuación de la oferta y demanda o intercambio de energía/agua/recursos.