2010016. Estrategia ante el peak oil: el palo o la zanahoria?

Muchas veces me he preguntado cuál es la estrategia más satisfactoria, si el palo o la zanahoria, el castigo o el incentivo, en la motivación humana. Trabajábamos en clase el otro día la Teoría X – Y de Mac Gregor en la gestión empresarial, y había división de opiniones en el alumnado….  Desde la educación de los hijos hasta la declaración de la renta, todo pasa por el mismo filtro.

Llevo un tiempo leyendo sobre el Peak Oil, ese temido momento en que llegamos al cénit de la producción de petróleo y a partir del cuál nuestra civilización entrará en declive si no es capaz de adaptarse a la nueva situación. Hay artículos serios como el de Carles Riba,  webs-repositorio bien trabajadas e interesantes como ésta o  ésta o , otros artículos que auguran una catástrofe que dejará sólo un 10% de la población humana, para todos los gustos, vaya.

Mi opinión es que la administración y los mass media podrían y deberían ser más conscientes de el peligro que nos acecha a la vuelta de la esquina. Las predicciones pueden estar equivocadas, tal vez sí tengamos tiempo de adaptarnos, pero no está nada claro que sepamos vivir con un 20% del consumo de energía actual. Y llegar, llegará. En 10, 20 o 30 años, pero no más.

Y los gobiernos están adoptando una posición más de zanahoria que de palo. Hablan de cambio climático, de reducir las emisiones, de incremento de temperatura, de cambio de modelo, y la verdad es que convencen a poca gente porque tampoco ellos son consecuentes ni se lo creen. Lo del incremento de 1 a 5m del nivel del mar se salva con diques, lo del incremento de temperatura, con aire acondicionado,… Pero mientras afecte al “planeta” y no demasiado a nosotros, ajo y agua!

Pero qué pasaría si evidenciasen que el petróleo se está acabando? Por qué no hablan de ello? Tal vez la idea sea que si seguimos consumiendo a este ritmo o mejor lo aumentamos  llegaremos -por la vía indirecta, eso sí- a frenar el cambio climático porque no habrá más emisiones -una vez acabemos con gas y carbón- pero me parece una maniobra un tanto arriesgada.

Los que defienden modelos de economía local estarán de enhorabuena. No habrá petróleo para las grandes máquinas de la agricultura intensiva, ni para trasladar sus productos de una punta a otra del planeta. No habrá petróleo para construir nuevas carreteras, ni tan sólo alquitrán para reparar las actuales. No habrá petróleo para utilizar las flamantes salinizadoras de agua de mar. Ni para generar más plástico. Ni para…

Suena extraño? Creo que es un buen ejercicio pensar cuántas de las acciones que hemos hecho esta semana no podríamos haberlas llevado a cabo sin petróleo. No es sólo la energía, sino que el petróleo está presente en el 80% de las cosas que hacemos o utilizamos. Y ya no sabemos cómo lo hacían en 1850 para vivir con tan pocos recursos, nadie nos lo enseña ya.

Tal vez sea más eficiente empezar a ilustrar cómo puede cambiar el mundo que nos rodea en 20 años debido a la escasez de energía. Esto sí que nos afectará. Las renovables claramente no pueden satisfacer la demanda actual, y la energía que necesitaríamos en 20 años para construir paneles solares, aerogeneradores, geotermia,… es mayor que la que podemos extraer ahora mismo.

Por tanto, menos invertir en campañas de TDT y más cultura del PALO que nos vamos a pegar nosotros mismos viéndolo venir con 100 años de antelación. Seremos tan necios? Será que nos puede el EGO?

2010009. Vender el alma al diablo, reinventarse o morir

Un año más me han invitado a participar en el seminario sobre Organizaciones Sostenibles de la UPC que forma parte del máster de sostenibilidad impartido por esta universidad. Ya comenté en este post el caso de Teixidors, y en este el caso de  Trèvol como ejemplo de empresas con alma, o transformadoras. Empresas que nacen de la visión y el empecinamiento de una persona para dedicar su jornada laboral a mejorar el mundo en que vivimos en algún sentido.

La cooperativa Hortec es uno de estos ejemplos, y nos plantea un caso interesante de discusión. El producto de Hortec -reza su web- son las  “Frutas y verduras de cultivo ecológico”. Es una empresa que nació hace casi 20 años para agrupar a agricultores que se habían pasado al cultivo ecológico y que vendían sus productos a los propios socios y a militantes que creían sobretodo en los beneficios que suponía para el planeta comer sano, ecológico y local.

Con el tiempo, la agricultura ecológica se ha introducido en la sociedad -en la clase media alta- y a este nicho de neohippies se les han unido (o sustituido en los casos más puristas) personas que están más interesadas en primer lugar en comer sano y algo menos en el medio ambiente.

A diferencia de los primeros clientes este nuevo mercado antepone el diseño y estado de las piezas de fruta a su certificación, y la variedad durante todo el año a la estacionalidad que se le supone al cultivo ecológico. Empresas como Ecoveritas abren supermercados con productos ecológicos dirigidos a este segmento poblacional, y pequeñas cooperativas locales como La Civada de Sant Cugat vuelven a los orígenes que un día dieron la idea de Hortec y son el refugio de la segunda generación de neohippies puristas que no quieren entrar en el juego de los grandes mercados mayoristas tipo Mercabarna.

Qué camino debe escoger ahora Hortec? Por un lado debe decidir si se decanta por alguno de los dos clientes, el que piensa sobretodo en el planeta y el que piensa en él o ella misma. Este nuevo mercado le obliga a entrar en el juego de prescindir del producto de proximidad y estacional, aprovisionarse vía Mercabarna incurriendo también en costes energéticos de transporte.Y esta opción le obliga a competir con la exportación -que paga mejor- y con cadenas como Ecoveritas. La producción propia de Hortec cada vez será menor convirtiéndose en un mero distribuidor. Esta opción representa venderse al diablo.

Tal vez puedan pensar los miembros de la cooperativa (una voz, un voto) que la demanda que impulsó al creación de Hortec en su día está cubierta hoy por estos dos tipos de organizaciones (los supermercados y las cooperativas locales) y que su modelo no tiene ya sentido. En este caso lo más sensato sería morir.

Pero también puede buscar alternativas a ambas opciones sin traicionar sus principios. Comparado con el supermercado (como pasa con el comercio tradicional) Hortec dispone de un profundo conocimiento sobre las técnicas de cultivo ecológico y local que es uno de sus activos más importantes. Este conocimiento se gestiona en Hortec mediante la creación de la ADV

La ADV HORTEC se constituyó en 1993 como una sección de la cooperativa con el objetivo de dar asesoramiento y soporte técnico sobre protección de cultivos, fertilización, material vegetal y otras cuestiones agronómicas, a los socios de la cooperativa dentro del ámbito de la AE.

Dispone también de conocimientos en el proceso de distribución de fruta y verdura fresca (a diferencia de la de cámara) que puede interesar a las cooperativas locales para negociar sus excedentes. Estas pueden conservar su purismo local vendiendo los excedentes a través de Hortec.

Y finalmente existe un mercado no explotado todavía como son los comedores escolares que es el proyecto en el que Hortec está entrando (según su web).  Este mercado es -aunque sería lo deseable- difícilmente explotable por las cooperativas locales por las dificultades logísticas y administrativas, y no es asumible por las cadenas de supermercados que no entran en este terreno porque no deja margen suficiente.

Además, es una estrategia de futuro ya que los niños de hoy serán consumidores de mañana. Esta es la opción de reinventarse, que afortunadamente es la que parece que han tomado.

2010003. Las capas de la economía local y el barbero de mi pueblo

Este post es una reflexión personal que necesito compartir con todos vosotros. Sigo empeñado en recuperar el papel de  la economía local a pequeña escala, no como proteccionismo localista sino como actitud de supervivencia frente a los ingobernables poderes sin nombre de escala planetaria.

De entre las fuentes de inspiración que me sirven de referencia en este viaje destaco tres links. El primero, la New Economics Foundation que nos avanza futuros que llegarán en breve, el segundo -recién descubierto- el resultado y publicaciones de un proyecto UE llamado Sustainable Everyday y el tercero la web del Consultor Artesano de Julen y sus red de colaboradores abiertos. Y otras personas más cercanas que no son públicas pero a quien no me cansaré de agradecer su apoyo y crítica.

Pensaba después de esta introducción en los sistemas empresariales y en cómo vincular la barbería de la calle mayor de mi pueblo con la SEAT. Me cuenta mi barbero de confianza que sólo quedan 5 como él para una población de 80.000 habitantes, y eso que el negocio parece seguro. Pero no hay barberos porque en primer lugar no se enseña en la universidad, y segundo, el alquiler del local mata las iniciativas y se come el pequeño beneficio que puedas obtener a 12€ el corte si quieres utilizar métodos artesanos y hablar del tiempo, de fútbol o de cuando el pueblo era un pueblo.

En Catalunya hay más de un 90% de pimes que se relacionan a nivel local, empresas que difícilmente participan de las políticas industriales de Madrid o de  la Generalitat. Estas empresas pequeñas crean ecosistemas locales enter el gestor contable que se rapa en el barbero, y la mujer de éste que compra en la droguería del cuñado del contable perfume para la residencia de personas con Alzheimer como el padre del barbero y dueño del local. Esta es una primera capa. Por encima se sitúan una segunda capa de empresas como la Seat -deslocalizada y relocalizada- com miles de empleados que generan beneficio para unos accionistas desconocidos y millones de ayudas públicas porque se supone que mantienen un sector de industria auxiliar.

Las dos capas son necesarias. La segunda representada por las ballenas, pocas, lentas, bien visibles, y extremadamente sensible a modificaciones del entorno que las puede hacer desaparecer en dos generaciones asistiendo todos impávidos e impotentes a sus cuerpos varados en la playa. Son un espectáculo y un importante elemento de márketing.

La primera capa está representada por los insectos,  repulsivas cucarachas, trabajadoras hormigas o simpáticas abejas que en ecosistemas desconocidos por nosotros se  reinventan una y otra vez para adaptarse a modificaciones rápidas del entorno. O por ir un poco más allá por el evolucionismo microbiano de Lynn Margulis.

Entre las dos capas se encuentran empresas intensivas en conocimiento que se sitúan cerca de la fuente de éstos, en parques científicos y tecnológicos o en entornos universitarios, impidiendo que el barbero o su cuñda puedan aportar nuevas ideas de productos o servicios a estas empresas.

La Seat podrá presentar nuevos y flamantes modelos de automóviles que tendrán un elevado impacto en los media; o bien presentar un ERE que tendrá un impacto en los media y en la cartera de la administración pública. Pero quién ayudará a reinventarse a un barbero, quién restituirá las redes de confianza que se generan al depositar tu gaznate en manos de un casi desconocido cuando no queden barbarías artesanales? Nadie hablará de las pequeña innovaciones de negocio de la barbería que le han permititdo sobrevivir durante 100 años, si no es algún día decide cortar por lo sano y acabar con la relación de confianza para salir en todas las portadas reclamando una mayor atención al comercio local.

La imagen es de http://www.museodeoficios.com