2015005. Burbujas de amor en mi pecera. Sin plástico, por favor.

1024px-Bubble_WrapLa diferenciación por localización, trabajar en red y un uso intensivo de internet son las tres herramientas de que dispone la empresa rural para ser competitiva. Abro paréntesis. En 2009 escribí este post en el que me ofrecía a ejercer de articulador de agentes de territorio, sin respuesta. Hoy sé más de redes, de empresas y del mundo rural, y no pierdo la esperanza de que alguna entidad local lo entienda y me pueda ir a vivir al campo. Cierro paréntesis y vuelvo a mi libro.

¿Cómo pueden desplegar y aprovechar estas pequeñas empresas del ámbito rural la estrategia de trabajo en red?  Hoy escribo sobre el plástico burbuja para embalar -aquel que de niños reventábamos con las uñas, plop, plop, plop- y sobre cómo una empresas ha encontrado la manera de reemplazarlo trabajando en red, incrementando el valor de su producto, reduciendo costes y cuidando el medio. Continua llegint

2015002. Semejanzas entre la agroindustria y el mercado de la lana.

china woolMantengo un rico debate asíncrono con Esther y Javi, de @somos_dLana, sobre el proceso industrial de la lana y el futuro de este fantástico producto hoy casi abandonado. Los (las) tres creemos que la lana se puede producir, transformar, vender y eventualmente recuperar de manera diferente a la actual criando ovejas no sólo para obtener carne y algo de la leche que tanto disfrutamos en el queso Idiazábal, sino también para producir lana que se transforme aquí y no en China como veremos.

Podríamos detenernos en cada uno de los pasos que median entre la oveja y la manta, pero en esta entrada me centro en el dilema que surge al tener que escoger entre mercado local y exportación cuando hablamos de agroecología. Espero que @ricardespelt tenga a bien participar como experto en el segundo mercado.

Continua llegint

2014055. “Lápiz, tinta, otra vez a empezar!. El “projecte llana”.

xisquetaEstoy releyendo el post que escribí ayer sobre la nueva impresora 3D de HP. Sinceramente, me deja frío, no me dice nada. Mi formación algo ecléctica me permite escribir sobre temas de tecnología y empresa con cierta facilidad, pero cuando acabo los posts me quedo igual, no me generan ninguna emoción. ¿Realmente los escribo para mi, para mejorar como persona, o simplemente es un tema de ego y de posicionamiento personal? En esta entrada reflexiono sobre este punto y os presento una idea que se ha ido gestando durante los últimos tres años y que me trae a la memoria la canción de El último: “Lápiz, tinta, otra vez a empezar…”.

Continua llegint